ntntntntntntntntntntntntntUna exquisita trayectoria | Texier Chocolate Oaxaqueño Gourmet

HISTORIA DEL CHOCOLATE, UNA EXQUISITA TRAYECTORIA



Delicia que abarca los sentidos: el chocolate tiene su génesis en tierras mesoaméricanas, emana de la almendra del cacao. Los aztecas heredaron de los mayas su cultivo y uso del cacao, del que obtenían una bebida extraordinaria a la que llamaron xocolatl.

Y se llamó Cacao…

cac en lengua maya quiere decir rojo el cual hace referencia al seductor color de la cáscara del fruto 
cau expresa las ideas de la fuerza y del fuego.

Considerado la “bebida de dioses”, sus empleos y difusión también se debían a las funciones que cumplía, como: bálsamo, ofrenda, tributo, moneda, alimento energético, objeto ritual, símbolo de fertilidad, pócima provocadora de pasiones y emblema de poder y prestigio social.

Quizá el primer consumo del chocolate fue el resultado de la fermentación del contenido de los granos del cacao así pudo tener una importante función ritual. Posteriormente, se empleó otro modo de procesarlo: las semillas se tostaban y trituraban y la pasta se mezclaba con agua y se calentaba hasta que la temperatura hacía ceder la grasa del cacao, la cual subía a la superficie y era retirada. Se volvía a mezclar en ciertas porciones y se batía fuertemente. El valioso líquido se servía espumoso, añadiéndole ingredientes según los paladares.

Con la conquista de México-Tenochtitlan, Cortés llevó el preciado cacao azteca a tierras españolas, donde lo mezclaron con leche en vez de agua, le agregaron azúcar de caña y condimentos familiares a la usanza española como canela, almendra o anís, convirtiéndolo así en una bebida de gran aprecio.

La corte española, sensible al sabor del chocolate, mantuvo la preparación de esta bebida, como secreto de estado durante un siglo; sólo algunos monjes conocían el procedimiento para convertir el fruto del cacao en chocolate. A pesar del secretismo, el chocolate llegó a otros países, Francia fue uno de los primeros, gracias a la unión matrimonial entre María Teresa de España y Luis XIV el Rey Sol.

En 1657 un francés residente en Londres inauguró “The Coffee Mill and Tobacco Roll“, tienda en la cual se vendieron las primeras pastillas sólidas de chocolate que servían para preparar la bebida. Se hizo tan popular el chocolate que el gobierno marcó un impuesto que lo grabó hasta 1853, con un precio equivalente a ¾ de su peso en oro.

En Suiza se comenzó a fabricar chocolate a mediados del siglo XIX y fueron Daniel Peter con años de investigación y Henry Nestlé (quien ideó la mezcla de leche condensada azucarada con cacao), los que dieron fama al chocolate suizo.

En 1879 a Rodolphe Lindt se le ocurrió volver a agregar de nuevo la manteca de cacao procesada a la mezcla, consiguiendo así que el chocolate ofreciera una textura sólida y cremosa a la vez, y aunque era crujiente se deshacía en la boca. El chocolate en tabletas empezó a hacerse realmente popular gracias a las tropas aliadas durante la Segunda Guerra Mundial, ya que resultaba ser un alimento muy energético y a la vez era fácil y cómodo de transportar por los soldados.